Pagar menos en los impuestos es posible si conoces la normativa vigente. En ocasiones, esto es complicado. Por eso, contar con una asesoría de referencia que te informe y te guíe es esencial. Así, podrás beneficiarte de todas las reducciones posibles que afecten a tu empresa.

Por ejemplo, según sea el tamaño de tu empresa, puedes beneficiarte de unos incentivos fiscales u otros.

Si tu empresa es de reducida dimensión (como la mayoría de empresas existentes), es decir, que tiene una cifra de negocios inferior a 10 millones de euros, puedes beneficiarte de estos incentivos fiscales.

1. Amortizaciones

Una de las estrategias para pagar menos en el impuesto de sociedades es la relativa a las amortizaciones.

Este incentivo puede referirse a la libertad de amortización, con el que se incentiva la generación de empleo.

Si tu empresa adquiere un inmueble, puedes amortizar (considerar como gasto) esa inversión creando empleo. Por cada puesto de trabajo que crees, podrás amortizar libremente 120.000 euros de ese inmovilizado material o inversión inmobiliaria. Eso sí, debes mantener el puesto de trabajo durante, al menos, 48 meses.

También puede referirse a la amortización acelerada. Podrás acelerar la amortización de inmuebles, inversiones inmobiliarias o del inmovilizado intangible multiplicando por dos el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas.

2. Deducción de pérdidas por deterioro de los créditos

Podrás deducirte las pérdidas que has sufrido por el deterioro de los créditos que tengas derivado de posibles insolvencias. Podrás hacerlo hasta un límite del 1 por ciento sobre los deudores existentes a la conclusión del período impositivo.

3. Otro apunte de tu asesoría: Reserva de nivelación

En realidad, este incentivo consiste en un aplazamiento de la tributación, ya que en el plazo máximo de 5 años ha de revertirse.

Con esta “reserva de nivelación” podrás reducir un 10% tu base imponible positiva (con un máximo de un millón de euros).

4. Contratos de arrendamiento financiero

Existen incentivos fiscales para determinados contratos de arrendamiento financiero, siempre que estos cumplan una serie de requisitos:

  • Que el arrendador sea una entidad de crédito.
  • La duración del contrato ha de ser, mínimo 2 años para bienes muebles y 10 años para bienes inmuebles.
  • En las cuotas de arrendamiento financiero se ha de diferenciar la parte correspondiente a la recuperación del coste del bien y la carga financiera.
  • Que la parte correspondiente a la recuperación del coste del bien sea constante o creciente.

El incentivo fiscal permite que amortices fiscalmente el bien de forma acelerada, mientras dura el contrato de arrendamiento.

Si quieres más información sobre todas las reducciones fiscales de las que puedes beneficiarte, acude a la asesoría SmartUp Consulting o descárgate gratis nuestro Ebook.

Madrid
C/ Labastida nº 10-12,
Edificio Nueva Castellana,
28034 Madrid.
Tlf: 91 334 92 69
Fax: 91 334 92 74
info@smartupconsulting.com

2018 © Smartup consulting. Todos los derechos reservados